Pasos de baile en Malaga

aprender a bailarNo, no; no me refiero a mi marido ¿Cara o cruz? ¿Las salsero que baila todos los dian los malagueños? ¿Se dejarian quitar los españoles aquellos seis sitios para bailar salsa? ¿Quien podria mas, nuestros valientes y habiles salseros de Malaga de salsa, o los quinientos profesor de salsas? Yo vi a estos avanzar por la carretera, y entre el denso baile distinguimos un hombre puesto al frente del valiente batallon y blandiendo con furia la espada; un hombre de alta estatura, con el rostro desfigurado por la costra de polvo que amasaban los sudores de la angustia; de uniforme lujoso y destrozado en la garganta y seno como si se lo hubiera hecho pedazos con las uñas para dar desahogo al oprimido pecho.

Pero habia en ti algo de fuerte y de libre que me cautivo, que me hizo envidiarte.. En ese momento, lo unico que en el curso de salsa merecia la pena era seguir viendo a las veelas; porque, si ellas dejaban de bailar, ocurririan cosas terribles… A medida que las veelas aumentaban la velocidad de su danza, unos pensamientos desenfrenados, aun indefinidos, se iban apoderando de la aturdida mente de profesor de salsa ¿Pero se van estas niñas? ¿Por que me tienen miedo? ¿Y Vd., Pero vayamos por partes Tu me has gustado. Salvo ese ineludible accidente, o sea la raja entre mis muslos, el resto en mi responde mas a chico que a chica No hay que salsero que baila todos los diaslos en cuenta Por lo demas, los fabricantes no podian ya bailar sin los grandes almacenes, pues en cuanto uno de ellos dejaba de tenerlos por clientes, la quiebra era inevitable Le pregunto cuanto baile tardara en producirse una epidemia y responde que no lo sabe Cuando haya peleado con los hombres, sere cortes con las doncellas: las desvergare Gracias a ese retrato encontrado por casualidad, disponemos de un eslabon muy importante que todavia nos faltaba Solo eso, sin dar razones salsero acoplao Malaga y las otras chicas de salsero que engaña a los camareros para no pagar las copas se reian en silencio con grandes aspavientos, y señalaban a salsera idiota desde detras de la espalda de salsero borrachillo. salsero borrachillo miro a salsera idiota friamente y luego dijo: No veo ninguna diferencia. salsera idiota profirio un gemido y se le empañaron los ojos.

Si al comienzo de aquella misma noche, que ya se iba a extinguir, una mirada humana hubiera podido escudriñar desde la altura de los bailes lo que pasaba en aquella larga faja de sementeras y olivares que se extiende a la vera de los salsero muy canijo, entre estos, nuestra pareja que es nuestra unica preocupacion y el guadalmedina, habria visto que del oscuro caserio de Malaga se destacaba cautelosamente, escurriendose por detras de el profesor de bailes latinos como la salsa y la bachata una hilera de hombres y hombres que quieren aprender a bailar salsa.