Como hacer amigos bailando salsa

Clases De Vals En MalagaPues como en cualquier otra actividad: hablando. Con la edad hemos perdido la espontaneidad que teníamos de niño, donde nos acercábamos a cualquier persona sea niño o adulto para pedirles que jugaran con nosotros. Y es una lástima, porque casi todo el mundo accedía a nuestras pretensiones. Con la edad, presumimos que la gente piensa de nosotros que andamos buscando otra cosa, y por eso no pedimos lo que nos apetece.

Pero no pasa nada si se te apetece bailar y estás en un sitio donde la gente va precisamente a eso, a bailar, y le pides a alguien que baile contigo. Probablemente esa persona también está deseando bailar y tal vez por los mismos motivos que tu hasta ese momento, no se había decidido a pedírselo a alguien. Si haces eso diez veces una misma noche, a la siguiente ya te será mucho más fácil el continuar el baile con una conversación no muy transcendental, que la gente va a esos sitios a bailar, no a filosofar sobre la respuesta a la pregunta última del mundo, del universo y de la vida.

42.

Al cabo de un par de meses o quizás mucho antes, ya conozcas y te conozcan aún cuando sea de vista muchos de los clientes habituales de ese establecimiento, y poco a poco comencéis a hablar de mil temas, e incluso quedéis para hacer rutas bien gastronómicas bien salseras, por otros sitios.

¿A que ha sido fácil?