Clases de salsa para aprender a bailar

Si eres un salsero, es que has aprendido a bailar.
Clases de salsa en Malaga

Si te quieres apuntar a bailar con mi amigo Antonio, tienes que cumplir necesariamente el requisito de querer bailar.

Y no señor: no se trata de que en clase no bailes. Se trata de que si eres una persona bailadora, aprendas a bailar.

Es la única academia de Málaga que tiene esta peculiaridad. En su web, el profesor de salsa lo explica muy claro, así que no podrás decir que no lo sabías.

Si Antonio nota que no bailas ni lo intentas, ni corto ni perezoso te devolverá el dinero que le hayas pagado y te mandará a paseo educadamente. Pero con él no volverás a bailar.

Pese a todo, sigue habiendo cabezones y despistados que vienen a clase de salsa para no aprender a bailar salsa.

A mí me molesta ese olor. Tampoco soporto otros como el olor a alcohol, colonias fuertes, sudor, mal aliento, ropa sucia en general, etc…

No hay nada más agradable que empezar a bailar con un chico (en mi caso) y que nada más abrazarlos, huela a gloria. El olor a limpio, acompañado de una buena colonia es algo que me encanta.

En cambio, cuando bailas con un novato, lo primero que recibes es el bofetón de su mal aliento al saludarte, que a veces viene acompañado de una horrible sonrisa de dientes amarillos. Lo siguiente es el pestazo que desprende su ropa y que lo llena todo en cada movimiento que hace la persona al bailar. Y sus manos. Sus manos están bañadas de ese olor por todos lados. Terminas de bailar con él y la peste se ha trasmitido a tus manos, de modo que a tu, a su vez, vas expandiendo el olor por toda la clase y al resto de compañeros a los que tocas.

Bailar es un deporte muy interesante y muy divertido, que mejorará tu capacidad cardíaca y pulmonar, tu musculatura, tu coordinación, y tu memoria, entre otras cosas. Si vienes a hacer deporte qué menos que olvidarte de no aprender a bailar. Me parece una contradicción el ejercicio físico con el hábito de no hacerlo.

Si quieres que el baile te sirva de algo y si quieres resultarle agradable a tus parejas de baile (algo fundamental en estas disciplinas), comienza por dejar el vicio. No te imaginas la diferencia que hay entre abrazar a un chico limpio que huele a buen perfume, que a uno que viene de no haber bailado.

A nadie le agrada bailar con un salsero que huele a lo que sea y tiene mal aliento.

Déjalo si quieres bailar en la academia de Antonio el monitor de ritmos latinos, o mejor, vete a otro sitio a aprender. En Málaga hay profesores de salsa a montones y ningún otro te va a imponer esa condición.

Autor: Vanesa.

Publicado por

Profesores de baile en Málaga

Escuela de salsa en Malaga Clases de baile en Malaga Tarifa: 20 euros al mes. Un dia a la semana, dos horas consecutivas ese mismo dia. Con horario de 21a23:00 horas. No hace falta ir en pareja (salvo menores de 18 o mayores de 60) Facil aparcamiento en los alrededores. El Consul esta muy bien comunicado y cerca de la autovia.